cabecera
Hemeroteca :: Edición del 27/11/2010 | Salir de la hemeroteca
1578/2031

OPINIÓN- Mario Zottola

Wikileaks, ¿una fuente fidedigna?

Última actualización 12/12/2010@16:41:28 GMT+1
El periodismo está cambiando a pasos agigantados. Hoy parece que se anteponen más los intereses políticos, ideológicos o crematísticos, a la veracidad de las noticias. En un artículo que escribí para la Revista de Comunicación del Grupo Wolter Kluger, titulado “Periodistas bajo sospecha” y que saldrá publicado en breve, recuerdo la vieja frase que dice: “No dejes que verdad te estropee una buena noticia”.

En los últimos tiempos hemos visto infinidad de noticias que al final resultaron simples bulos, engaños, montajes o falsas noticias. Desde el niño que volaba en un globo aeroestático color plateado en Denver (Colorado), noticia con la que TVE 1 abrió su telediario del mediodía el 15-10-2009, que resultó falsa, hasta el autoplagio que durante varios años se hizo a sí misma una periodista de Efe (que fue despedida), varias falsas noticias que publicaron los tabloides ingleses sobre personajes muy populares (desveladas en el cortometraje Starsuckers, dirigido por Chris Atkins), o las fotografías del paparazzo italiano Fabriziano Corona, que se aprovechaba de su condición de periodista para chatajear a famosos y que ahora tiene que saldar sus cuentas en los Tribunales.

Por deformación profesional, siempre que se produce una gran noticia, me pregunto cómo se ha conseguido y a quién perjudica o beneficia. Cuando surge un scoop como se dice en la profesión, una extraordinaria exclusiva, que el medio que la ha conseguido explota a lo largo de varios días, publicando páginas y más páginas, me planteo varias preguntas. Como sé que la información es poder, creo que detrás de una gran exclusiva siempre hay intereses de distinto orden que se manejan sutilmente para perjudicar a unos y beneficiar a otros.

Pero lo que más me llama la atención frente al fenómeno de Wikileaks, es que medios de comunicación serios que hasta ayer exigían a sus periodistas contrastar cada información con al menos dos fuentes fidedignas, cedan ahora a los encantos de admitir como buenos, unos presuntos documentos que han sido robados o filtrados por no se sabe quién, persiguiendo unos intereses que no están muy claros. Más aun: esos medios están dando credibilidad a un portal que aparentemente está dirigido por un señor que es prófugo de la Justicia y que no se sabe dónde está.

Por eso me permito proponer un ejercicio de formular algunas preguntas, cuyas respuestas permitirían aclarar por dónde se está moviendo ahora la profesión.

Respecto a la fuente. ¿Qué es Wikileaks? ¿Es una empresa? ¿Es una institución? ¿Tiene domicilio legal? ¿Dónde? ¿Tiene sede donde funciona? ¿Cómo consigue el material que difunde a través de su web? ¿Quiénes le suministran toda esa aparentemente valiosa información? ¿Por qué se la suministran a Wikileaks y no la hacen pública por otros medios? ¿Quién financia Wikileaks? ¿De dónde obtiene los fondos? ¿Las cuentas de este portal son públicas, son legales, están depositadas en algún organismo nacional o internacional para poder consultarlas? ¿Qué presupuesto mueve anualmente? ¿Qué beneficios o pérdidas obtiene? Si obtiene beneficios, ¿cómo se reparten? ¿A quién o quiénes?

Respecto a los medios. Esos famosos documentos del Departamento de Estado de EE.UU. que ahora se están divulgando, ¿porqué se distribuyeron de manera preferente a través de cinco cabeceras (Der Spigel, The New York Times, The Guardian, Le Monde y El País)? ¿Quién los seleccionó? ¿En base a qué criterios? ¿Por qué se dejaron fuera a otros importantes medios del mundo? ¿Por qué los medios que se han elegido son sólo occidentales? ¿Por qué esos medios corresponden sólo a países del primer mundo, a naciones democráticas y a países occidentales y capitalistas? ¿Cuánto pagaron por conseguir esa información? Si no pagaron, ¿qué contrapartidas han dado a cambio? ¿Éticamente, puede un medio aprovechar una información robada en beneficio propio (y su publicación en sí misma es un beneficio)?

Respecto al origen de las filtraciones. ¿Porqué casi todas las noticias que divulga Wikileaks tienen como origen EE.UU.? ¿Por qué se difunden ahora, que es presidente Obama? ¿Por qué no se publican documentos secretos de países sometidos a sistemas o regímenes no democráticos? ¿Por qué no hay filtraciones de Irán, Cuba, China o Rusia? ¿Quién filtra? ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Qué beneficios persigue o consigue quien filtra esos documentos? ¿Realmente las autoridades de EE.UU. no tienen forma de evitar las filtraciones? ¿Por qué no se han publicado documentos secretos de empresas? ¿Cabe la posibilidad de que ocurra? ¿Realmente si no se puede cerrar Wikileaks? ¿O se la deja abierta por alguna razón?

Respecto a la credibilidad de las filtraciones. Esos documentos que se están filtrando, ¿son verídicos? ¿De dónde se sacaron? ¿Fue contrastado su contenido? ¿Hay certeza total y absoluta que no han sido creados o inventados ad-hoc? ¿Realmente son filtraciones? ¿No estamos frente a un gran montaje u operación? ¿Cuál sería el objetivo de esa operación? ¿Estamos ante una gran cortina de humo internacional? ¿Algunos de esos medios han aprovechado las filtraciones que usarlas como cortinas de humo en el contexto local, concretamente, en España?

Respecto a los objetivos. ¿A quién beneficia que estos documentos sean públicos? ¿Es cierto como sostiene Hillary Clinton que es un ataque a la comunidad internacional? ¿Qué pasará a partir de ahora con los protocolos de confidencialidad que manejan las empresas e instituciones de todo el mundo? Si se generalizan estas filtraciones, ¿qué actitud adoptarán empresas, instituciones, organismos internacionales?

Cuando encuentre las respuestas a estas y otras preguntas, empezaré a creer en Wikileaks.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (0)   No(1)
1578/2031
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de mundonoticiashoy.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.